Sesión sexta: La reflexión sobre la lengua

Por efezeta - 17 de Enero, 2006, 18:09, Categoría: Diario

    Empezamos la clase con la exposición del texto L’activitat metalingüística de Anna Camps:

    El conocimiento sobre la lengua aparece en el individuo, se manifiesta en el propio uso, en la elección de palabras y estructuras adecuadas a cada situación. El individuo tiene la capacidad de situarse ante la lengua con el objetivo de analizarla y operar con los elementos que la componen.

    La competencia chomskyana recoge ese conocimiento individual que se tiene. Chomsky dice que debe de existir una gramática que se usa de alguna manera al mismo tiempo que se produce o se interpreta el discurso.

    El texto introduce ahora el tema de la psicología cognitiva: comparte con la lingüística cosas como la distancia del sujeto en relación con el lenguaje, la representación mental del mismo y la regulación y el control sobre la lengua mientras se usa.  De entre los modelos psicolingüísticos sobre la actividad metalingüística del individuo se hace referencia a 4:

    GOMBERT: Señala la diferencia sobre actividad metalingüística entre lingüistas y psicolingüistas: para los primeros es hablar de lenguaje y los segundos señalan la importancia del lenguaje para el desarrollo del pensamiento.

    KARMILOFF- SMITH: Presentan el modelo “redescripción representacional”. Trata de cómo las representaciones del sujeto (su conocimiento cognitivo) son más accesibles a la conciencia. Existen diferentes tipos de conocimiento: implícito, explícito primario no accesible a la conciencia y explícitos secundarios y terciarios accesibles a la conciencia y verbalizables.

    BIALYSTOK: Pone de manifiesto que los usos lingüísticos tienen diferentes grados de control para cada uno de los usos: puede ser un control mínimo (se lleva a cabo de manera automática) o requerir una máxima atención.

    El último modelo tiene en cuenta la REVISIÓN: ésta exige un determinado conocimiento de la lengua.

 

    En resumen, el uso de la lengua conlleva un control, una atención y una reflexión sobre ella. Para ello, es importante la interacción social. La relación social es básica para el desarrollo de las formas de pensamiento. El lenguaje es el principal referente porque ofrece al individuo un bagaje individual, un desarrollo psicológico y permite promover la actividad metalingüística.

    Del concepto de capacidad y actividad metalingüística surge el de conocimiento metalingüístico: es el conjunto de modelos sistematizados que describen el funcionamiento de una lengua y se manifiesta de manera diferente y con grados de conciencia distintos según la situación y el individuo.

    A partir de la noción de competencia lingüística de Chomsky surge la idea de una gramática implícita como saber no consciente. Se proponen que se haga consciente este conocimiento. Pero no se hace de forma automática, sino a través de actividades y de la interacción con otros para comentar problemas, reflexionar sobre la lengua, etc. (actividad metalingüística) y, poco a poco, ir sistematizándola a partir de haberla trabajado.

 

     En la última parte del texto se  hace un repaso de la investigación en el marco de la enseñanza de la gramática. Anna Camps se centra ahora en el proceso de enseñanza de la escritura en los primeros niveles de aprendizaje. Este proceso nos debe llevar a una actividad metalingüística que se da más claramente en situaciones de  colaboración o escritura en grupo donde los alumnos hablan sobre la lengua, sus reglas y su uso.  En este sentido, Camps indica que este proceso de escritura en grupo nos lleva a detectar 3 nociones importantes para seguir avanzando en el estudio y la utilización de la actividad metalingüística: el texto intentado (propuestas de ensayos provisionales hasta la formulación final), la reformulación (una revisión del discurso que  introduce cambios en los enunciados) y la enumeración metalingüística (son las interacciones entre los hablantes a la hora de componer los textos, acompañándolos como comentarios).

    Terminada la exposición, el profesor empieza la clase con esta reflexión:

    Los conocimientos sobre la lengua están supeditados a saber usar bien la lengua. Por eso, el objetivo no es tanto enseñar gramática, sino desarrollar la capacidad lingüística de los alumnos para que hablen y reflexionen sobre ella, para poder abordar un conocimiento científico de la lengua.

     Para que al final se llegue al conocimiento gramatical hay dos vías:

a)      De la comunicación a la gramática:

   Consiste en hacer actividades como componer textos escritos y, a partir de ahí, detectar los problemas. Esto lo vemos, por ejemplo, en el mal uso del pluscuamperfecto. Los alumnos deben ver los modelos para poder conocer el subsistema verbal.

   Todo este proceso nos debe servir para formular criterios y reglas de uso.

b)      De la gramática a la comunicación:

   A la vez que se van introduciendo nuevos conocimientos gramaticales se propone que el aprendiz se pregunte la función que tienen en el uso de la lengua, para qué y cómo usamos las diferentes formas lingüísticas. Se deben hacer actividades de análisis y manipulación, con la adquisición progresiva del metalenguaje que nos encamine hacia una sistematización del conocimiento.

 

    Como vemos, las dos vías llevan a la misma finalidad. No son la panacea de la educación pero se pueden usar ambos modelos. Sin embargo, debemos estar atentos a los problemas que se nos pueden presentar.

-          Cómo insertar actividades de reflexión gramatical en la tarea global de lectura y composición.

-          Con qué criterios seleccionamos los contenidos gramaticales de acuerdo con  los fines de la educación lingüística. La mayoría de los criterios gramaticales se basan en la concepción de que el alumno ya conoce la lengua.

-          Cómo sistematizar los conocimientos gramaticales en un marco integrador.

 

    El análisis de estos problemas lleva a ver que los aprendizajes dispersos podrían solucionarse, según el profesor, si hubiera un marco general, una gramática pedagógica que los alumnos  pudieran consultar. Pero ésta no tendría ningún sentido si no les ofrecemos también las bases para que esa consulta sea útil.

 

    Pasamos ahora a analizar el contenido de alguna de éstas problemáticas: la selección de los contenidos. ¿Qué se supone que tenemos que seleccionar? Por ejemplo, la dimensión pragmática de la gramática en la enseñanza no se suele incluir ya que se sale del formalismo y es difícil de explicar, pero se debería integrar. Otro ejemplo son los mecanismos de cohesión, se introducen como una lección más, sin profundizar en su uso.

    Por ejemplo, en la sintaxis, Felipe Zayas, aboga por distinguir entre lo estrictamente gramatical (comportamiento sintáctico del verbo, concordancia sujeto-predicado, etc.) y los mecanismos sintácticos que tradicionalmente se han considerado desde un punto de vista oracional y que se han de mirar con una perspectiva discursiva o textual (el orden de las palabras en la oración, la oración pasiva, las relaciones anafóricas, temporales…)

    Acotando aún más los problemas nos centramos en la oración, donde aún seguimos anclados en los años 70. El profesor pasa a enseñarnos ejemplos de actividades para hacer en clase con los alumnos:

    Por ejemplo, hacer una actividad para que distingan los verbos que denotan acción y los que no, así empiezan a separar la noción sintáctica y la semántica del sujeto. Pueden ir viendo la noción de sujeto agente o paciente. O, por ejemplo, hacer una actividad para rellenar huecos. Están haciendo conexiones entre unos enunciados y otros, reflexionando, desarrollando su capacidad metalingüística.

 

   Otra actividad podría ser que escribieran un enunciado, en el que no podemos separar sujeto y predicado, de manera diferente (introduciendo un verbo).

          Ejemplo. Importante incremento del consumo — El consumo experimenta un importante                              incremento.

    Se pueden hacer actividades para entender el comportamiento de los complementos verbales, del verbo… Por ejemplo, que hagan 2 oraciones con verbo más CD y verbo más complemento regido (Nunca creí en sus promesas. Nunca creí sus promesas). Pretendemos que domine tanto los conceptos de complemento directo, complemento regido, etc. como los distintos significados de un verbo según su comportamiento sintáctico.

    Podemos pedirles que clasifiquen unos villancicos, atendiendo a su forma, en dos grupos. No se les da ninguna explicación metalingüística, si lo logran supone que tienen esos conocimientos. Sirve para que observen la lengua. Así, viendo la modalidad oracional, clasificarían en dos grupos distintos estos ejemplos:

                 A mi puerta nace una fonte:                                   Ya florecen los árboles, Juan

              ¿por do saldré que no me moje?                                  ¡mala seré de guardar!

 

    Las actividades gramaticales no sólo han de ser de análisis, reconocimiento, etc. sino también de manipulación, composición, reparación…

 

Autoras: Carol, Elisa, Laura y Nieves.

El Blog

Calendario

<<   Enero 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog