25 de Enero, 2006

Sesión séptima: La educación literaria

Por efezeta - 25 de Enero, 2006, 7:05, Categoría: Diario

La sesión de hoy empieza con la exposición del dossier titulado La enseñanza de la literatura de Luis González Nieto. En él, el autor hace un recorrido a través de los siglos sobre cómo se ha enfocado la enseñanza literaria; desde el enfoque retórico adoptado en la antigüedad, pasando por el historicista del siglo XIX, hasta llegar al modelo que predomina en la actualidad, como es el de los comentarios de textos, programas de animación lectora... en el que el contenido teórico es menor.

La propuesta de González Nieto consiste fundamentalmente en desarrollar en el alumno una competencia literaria mediante la cual se “enseñe” a leer al alumno, con lo que todo ello comporta; comprensión, y por tanto, disfrute o fruición ante el acto de la lectura.

Una vez expuesto el texto, el profesor ha pasado a desarrollar las cuestiones más importantes del mismo, como por ejemplo, que la idea de enseñar literatura está sometida a la concepción de historicidad. Esta concepción procede de principios del siglo XIX y lo que promueve son ideas extraídas del Romanticismo; como el nacionalismo, y con ello, la literatura vinculada a una determinada nación.

Un ejemplo de esta concepción nacionalista se puede observar en el tratamiento que se le ha dado al poema del Mio Cid. El protagonista de este poema épico tradicionalmente ha sido estudiado por los alumnos como la encarnación de un héroe nacional, y ha sido el depositario de unos valores cristianos que representaban los valores de todos los españoles. Sin embargo, en un análisis más objetivo, encontramos a un héroe que representa formas y valores universales, y no exclusivos.

 

Se destaca la necesidad de debatir este modelo de aprendizaje de la literatura en el que se etiquetan las obras por movimientos, épocas y contextos, etapas de un determinado autor... y que sin embargo no conducen a una mejor competencia literaria del alumno.

La competencia literaria se fundamenta en dos pilares: el placer por la lectura y la comprensión. El placer es íntimo y personal de cada individuo, y por lo tanto invaluable, pero para llegar a la comprensión (que posiblemente conducirá hacia ese placer) hay que aprender, además, las convenciones internas o códigos que rigen la institución literaria. De este modo, el dilema es: ¿la competencia literaria de nuestros alumnos pasa por conocer el contexto socio-cultural del autor o la etapa política en que se inserta el texto?

 La competencia literaria va más allá y hay que trabajarla mediante ejercicios que favorezcan la comprensión del modelo que se trabaje y del propio texto.

 

A continuación se muestran dos ejercicios que trabajan la competencia literaria de que estamos hablando:

Graffiti  Julio Cortázar 

El ejercicio empieza con la entrega de un fragmento del cuento de Julio Cortázar.

A priori sabemos que es un texto de difícil comprensión, pero no obstante se pide a los alumnos que traten de interpretar el significado de este primer fragmento. Con ello, estamos acercando al alumno a un texto y lo estamos haciendo partícipe en la reconstrucción de su lectura.

Los alumnos empiezan a elaborar hipótesis y en ellos se despierta el interés por seguir leyendo hasta el final.

Para guiar la actividad, el profesor les da una serie de cuestiones no evaluadoras pero sí guiadoras de la lectura. En ellas, el alumno deberá fijarse en el conflicto que se plantea, el tiempo de la acción, los personajes que intervienen..

El alumno en esta primera sesión está totalmente involucrado en esta actividad y estamos cumpliendo con el objetivo de desarrollar, sin que ellos lo aprecien, su competencia literaria.

En la segunda sesión los alumnos se muestran expectantes por cómo continúa la historia y por ver si se cumplen los pronósticos que elaboraron sobre la misma.

El profesor muestra un segundo fragmento del cuento y les plantea otra serie de preguntas que les sirven para fijarse en cuestiones que aparecen en el texto y que ayudan a la comprensión de la historia.

Así, los alumnos logran averiguar que el “tú” al que hace referencia el cuento, no es si no, un desdoblamiento del “yo”. Por tanto, el formato del cuento puede ponerse en relación con otros modelos genéricos como la epístola o las autobiografías.

En la tercera sesión se vuelve a mostrar un nuevo fragmento de gran importancia puesto que aparece un personaje nuevo femenino por en cual empieza a sentir interés nuestro protagonista masculino.

Los alumnos siguen elaborando sus hipótesis sobre cómo finalizará la historia.

Su resolución vendrá dada en una cuarta sesión.

 

Nunca vio su cara  Ángeles Caso

Este segundo ejercicio sigue el mismo procedimiento que la actividad anterior. A partir de un primer fragmento del cuento, se propone que los alumnos comenten sus hipótesis a partir de las inferencias que surgen tras la lectura detallada del texto.

En esta primera toma de contacto con el texto, se expone una situación de caza en medio de la cual aparece un personaje masculino atado con cadenas.

En una entrega posterior nos encontramos con un párrafo que, a diferencia del anterior está escrito en cursiva, por lo que inferimos que hay dos situaciones separadas espacialmente y que además la diferencia tipológica responde a la existencia de dos personajes distintos; masculino y femenino.

El cuento, de gran belleza, por su contenido amoroso atrae desde un primer momento a los alumnos que responden positivamente a las actividades que se les pide.

Una vez más, los alumnos han de fijarse en aspectos como el conflicto, el tiempo y el espacio de la historia, la voz del narrador, las propias partes de la narración... Además, este cuento se puede poner en relación con los cuentos medievales de tradición oriental que llegaron a la península en la edad media como el Calila e Dimna o Sendebar . Por tanto, a partir de un ejercicio motivador para el alumnado se puede hacer una historia interna del modelo sobre el que están trabajando.

El trabajo con estos relatos, además de desarrollar la competencia literaria en el alumno, sirve también para que ellos mismos observen la evolución que ha experimentado el relato a través del tiempo; se ha pasado de un acercamiento al texto en el que el lector es un mero receptor, a un lector que dialoga con el texto, aporta nuevos significados y reconstruye la historia.

 

Melissa Boix Oller

El Blog

Calendario

<<   Enero 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog